Siete mil corredores disfrutaron de la Carrera UNICEF por la Educación para transformar la Secundaria.

La 12va edición de la carrera tuvo cupos agotados y se logró una recaudación total de 5.587.731 pesos, que serán destinados a los proyectos educativos que desarrolla UNICEF en todo el país.
Los ganadores de los 10 KM fueron Ulises Sanguinetti en la categoría general caballeros y Victoria Hidalgo en la categoría general damas.
Por otra parte, el running team Correr Ayuda se ganó una mención especial por ser el grupo de entrenamiento con mayor cantidad de inscriptos.
Encontrá los resultados de la carrera entrando aquí!

El brasilero Santiago Ascenso y la estadounidense Haley Chura ganaron el Ironman 70.3 Bariloche, que tuvo a miles de vecinos que colmaron las calles de la ciudad para alentar a más de 700 triatletas. Fue un domingo con un clima ideal.

La ganadora entre las mujeres tuvo una marca de 4h34m32s, y festejó por segunda vez en nuestro país. Se había coronado en el Ironman 70.3 Buenos Aires en 2017.
La argentina Romina Palacio Balena llegó segunda con 4h41m27s. Palacio Balena había sido cuarta en la edición anterior, mientras que en Ironman 70.3 Buenos Aires terminó tercera.
La estadounidense Kelsey Withrow tuvo un tiempo de 4.45.22, para ser tercera.

Entre los hombres, el ganador registró 4h02m20s, mientras que el australiano Tim Rea y el estadounidense Justin Metzler fueron segundo y tercero, respectivamente, completando el podio, con tiempos de 4h09m14s y 4h10m20s.

De la premiación fueron parte el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, la exMinistra de Turismo, Cultura y Deporte de la Provincia, Arabela Carreras, y el intendente del Municipio de San Carlos de Bariloche, Gustavo Gennusso.

Con la organización de Event Live SA, la segunda edición del Ironman 70.3 Bariloche tuvo un recorrido de 1,9 km de natación en el Lago Moreno (a metros del hotel Llao Llao), 90 km de ciclismo – pasando por Circuito Chico – y 21 km de running por las calles de la ciudad, bordeando el lago Nahuel Huapi y terminando en el Centro Cívico.

​Esta fue la primera competencia del año de Ironman Argentina. La próxima será la segunda edición del 5150 (con fecha y lugar a confirmar), el 70.3 Buenos Aires (3 de noviembre en Nordelta) y el Ironman (1 de diciembre en Mar del Plata).

Milla Urbana

Más de mil corredores les hicieron frente a las inclemencias del tiempo y estuvieron presente en esta fiesta del atletismo, misma que había cambiado su horario adelantandose a las 10 de la mañana para evitar superponerse con el superclásico que terminaría suspendiéndose más tarde.

Otra que se suspendió fue la carrera Farmacity Chicas en Rollers, quedando reprogramada para el domingo 16 de diciembre.

La Legislatura Porteña otorgó a la Milla Urbana la distinción de “Evento de interés Deportivo y Social de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” de manos del Diputado Gonzalo Straface a su director Gustavo Montes.

El ganador fue Vicente Loza de Ecuador y lo escoltaron Cristofer Jarpa y Diego Uribe, ambos chilenos.

El podio para las damas quedo conformado por la Argentina Belen Casetta a la cabeza y la escoltaron Maria Pia Fernandez de Uruguay y Micaela Levaggi también Argentina.

Si corriste y querés conocer tu clasificación acá te dejamos el link:

http://clubdecorredores.com/carreras/calle/807/Milla-Urbana/33162/

El domingo 04/11 fue la Roc Obstacle Course, en Pilar. Estas son las algunas de las postales que dejó esta carrera de 8 km, a puro desafío y garra.

 

 


PH: https://www.facebook.com/WalterRodriguezPh/

Buscate en la clasificación: http://www.rocargentina.com/clasificaciones/

Ironman 5150

En la vida, carreras hay muchas. Todas se disfrutan. Pero hay algunas que resultan especiales. Esas que te marcan a fuego. El Ironman 5150 fue una de ellas.

La organización fue excelente. Desde el armado de la competencia hasta el trabajo de los voluntarios (que merecen un aplauso aparte), fue impecable. El atleta se siente “la estrella” y eso es muy importante. Cuando las cosas están bien pensadas desde el punto de vista de la organización, el atleta se relaja y puede enfocarse en disfrutar de la competencia. Eso me pasó en este triatlón.

Ya es bien sabido mi miedo al agua. En los dos años y pico que llevo desde que metí la cabeza en el agua por primera vez, nunca sentí que mi fobia se hubiera ido. Sino que convivo con ella, en un tire y afloje donde es minuto a minuto a ver quién gana: si mis ganas de hacer los desafíos o el pánico que me paraliza antes de hacerlos. Este Ironman 5150 me permitió sentirme bastante cómoda con el agua. Sentí que pudimos llevarnos bien. Y eso es algo glorioso. En primer lugar, el sistema de rolling start permitía una salida continua de atletas. Te sentabas en esa especie de “pasarela flotante” y al agua. La rapidez de la situación no te permitía analizar demasiado y eso le sacó ventaja a mis miedos. El agua, limpia y tranquila, daba una mayor atracción a la prueba. Digo limpia porque tragué un par de sorbos en uno de los varios golpes que me ligué de los que venían a fondo en la prueba y el sabor no me desagradó como pensaba que iba a pasar.

38 minutos y afuera del agua. Empezaba la primera transición. Yo estaba feliz por mi tiempo, por mis sensaciones. En algunos momentos me asusté, pero logré apaciguar mis fantasmas. Además, siempre veía a mi alrededor gente de la organización custodiando a los nadadores y eso siempre da tranquilidad. Los 30 guardavidas en botes, kayaks y motos de agua dieron una cuota extra de seguridad.

Ironman 5150

La bicicleta fue mi parte más floja. El recorrido fue tranquilo (aunque ventoso), pero no pedaleé a la velocidad que hubiese querido. Igual me sentí bien. Fui relajada y hasta diría disfrutando. La organización, siempre presente, en el recorrido, al igual que la asistencia técnica de Shimano.

Al llegar a la segunda transición, gel mediante, llegó la parte del running. Al principio, el salto de pedalear a correr da esa sensación extraña en las piernas, pero después respondió todo bien. La hidratación, ver a mi marido en el camino, y el aliento de los que uno se cruzaba en el recorrido eran una inyección de energía. Y a las 3 horas 26 minutos crucé la meta. Ufffff la alegría que tenía (y tengo). El apoyo incondicional de mi marido y mis padres me fortalecieron en todo momento. Sin ellos, todo sería diferente. Ahora, sinceramente, sigo sin poder creerlo. La experiencia me hizo ganar confianza para el Ironman 70.3 dentro de dos semanas en Nordelta. Una prueba muy difícil para mi, pero a la cual estaré poniéndole todo. Ilusiones y ganas no faltan.

Pasaron las horas y la medalla sigue colgada en mi pecho. Si la felicidad se puede expresar en una imagen, seguramente es esta.

Juegos olimpicos de la juventud

(Por Juan Ignacio Ugliarolo – Profesor Nacional de Educación Física, maratonista, corredor de trail y ultramaratonista. Convocado como voluntario en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Función Crew Venus Management)

Hace unos días comenzaron las competencias de los Juegos (exactamente una semana), y tengo el placer y (la suerte) de poder estar disfrutando de ellos… y con ellos, los protagonistas,con los que tenemos mucho en común.

Me detengo por un momento, y no puedo dejar de pensar en lo que significa para cada atleta que están hoy acá, en JJ.OO BUENOS AIRES 2018. Veo en ellos la juventud y el futuro del DEPORTE mundial (pero no dejan de ser adolescentes entre 13 y 18 años aún).

Haber compartido momentos con algunos me permitió ver que se manifiestan de diferentes maneras y formas: unos riéndose de felicidad, otros con susto, nervios; vi caras de concentración, de esperanzas; sin distinción de color, religión, idioma, cultura o etnia. Esas emociones se multiplican en todos, y no pueden ocultarlo.

El común de cada atleta se resume, en el presente, hoy. Pero no hay que obviar lo principal, que fue en el momento que se empezó a trabajar para ello. Me voy en el tiempo hacia atrás y los veo, entrenando horas y horas, dejando de lado momentos de amigos, de familia, de noviazgos, de diversión, de viajes de fin de curso y muchas cosas más por haber apostado a ello. Y el momento compartido, el denominador común es: sin sacrificio no hay resultado.

Es por todo ello que a todos con los que tuve la oportunidad de compartir momentos amenos, les desee buena estadía y que disfruten de los JUEGOS, vivan, sientan… y que ya son ganadores (de este hermoso privilegio de estar en la arena y ser los futuros referentes de muchos de sus pares) de la constancia y el coraje… y que no se desanimen, si no salió el resultado esperado. Ya vendrán otras oportunidades. Acá no termina el recorrido para ninguno; acá empieza un largo camino que tienen por delante.

 

Primera edición de la Discovery Race 24 horas

Este Sábado 6 y Domingo 7 en la Estancia Santa Elena, en Jáuregui, muy cerquita de la ciudad de Luján, tuvo lugar la primera edición de las 24 horas Discovery Race.

Para la Discovery Race, los competidores formaron equipos de 8 integrantes, los cuales a partir del sábado 6 a las 12 horas hasta las 12 horas del día siguiente, debieron correr en la modalidad “postas” a lo largo de los 3 circuitos que tenían 9, 10 y 12 km aproximadamente cada uno. A su vez, estos 3 recorridos tuvieron distintas alternativas (campo/ bosques /senderos/ ríos, etc.).
Los equipos podían ser damas, caballeros y mixtos. También hubo una categoría para aquellos equipos en que la totalidad de sus integrantes fuesen mayores de 40 años.
La idea de la carrera, a su vez, era la de compartir un momento de acampe con otros corredores, ya que en el predio hubo también lugar para las picadas, bebidas y música.
Si la corriste y querés saber como salió tu equipo podes consultar la clasificación haciendo clic aquí.
Primera edición de la Discovery Race 24 horas
Muza5k

Por séptimo año consecutivo y, contra el pronóstico meteorológico, se vivió sobre la avenida Corrientes, entre el Bajo y Chacarita, una verdadera fiesta de la pizza porteña. Más de 1.500 personas participaron de la “maratón” de comedores de pizza Muza5k.

 Esta carrera distinta ya se convirtió en un clásico: los participantes de Muza5k caminan más de 50 cuadras y prueban porciones de pizzas de muzzarella al corte en las pizzerías porteñas más famosas. Hubo dos grupos diferenciados por horarios y por color de remera. Al terminar cada recorrido, se eligió la mejor pizza de muzzarella. El primer puesto fue para Santa María y el segundo, para El Imperio de Chacarita. El reconocimiento a la mejor atención fue para Pin Pun. La pizzería elegida como “ideal” para ir con amigos también fue Pin Pun, mientras que, para ir con la familia, la ganadora fue La Americana.​

Musa5k

Además, en la largada los participantes tomaron un vermut, y al terminar el recorrido, un chopp de cerveza.

Esta carrera combina la idea de caminar 5 km, degustando una buena pizza. Sin lugar a dudas, una competencia diferente, pero tentadora. Agendate la fecha para ser parte el año que viene.