La mayoría de los corredores tiene una aplicación en su celular para monitorear su progreso a la hora de correr. Probablemente, a su vez, también la usen para compartir esos datos en sus redes sociales.

La pregunta es: ¿Pueden estos continuos posteos ser contagiosos para nuestros amigos e incentivarlos a querer correr?

Un estudio de MIT (Massachusetts Institute of Technology) concluyó que:

“Ejercitarse es socialmente contagioso”

De este estudio surge:

  • Los corredores suelen compartir en redes sociales su sesión de entrenamiento inmediatamente después de haberla finalizado.
  • Por cada km extra corrido, sus pares tendieron a correr medio km más, y por cada 10 minutos extra de actividad, los demás corrieron en promedio 5 minutos más.
  • Los corredores son más influenciados por aquellos pares que tienen apenas un rendimiento menor, pero no mucho menor que el propio. A su vez, también son influenciados por corredores con rendimientos un poco mayor, pero no mucho mayor al de uno mismo.
  • Los hombres son fuertemente influidos por otros hombres.
  • Las mujeres influyen de manera moderada a otros hombres y mujeres.
  • Las mujeres no son influidas para nada por otros hombres.
  • Los amigos cercanos pueden darse un incentivo extra a la hora de entrenar haciendo que el rendimiento se refuerce mutuamente.

En conclusión, podemos decir que ese amigo molesto que a simple vista parece querer lucirse en cada posteo, simplemente está queriendo incentivarlos a unirse.

 



0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *