En un país netamente futbolero como el nuestro es bien sabido por todos que los jugadores concentran antes de cada partido, ¿los corredores deberíamos hacer lo mismo?

Es la noche anterior a una carrera importante, ya cenaste un buen plato de carbohidratos, te aseguraste de tener preparada la remera con el dorsal, las medias las zapatillas, el reloj y demás menesteres, todo listo para no tener ningún sobresalto al otro día.

Te metés en la cama temprano para estar bien descansado y te das cuenta que tu pareja te da “esa mirada…”

Primero que nada, tienen que saber que en promedio sólo se gastan cerca de 100 calorías (ellos) y menos de 70 (ellas) el equivalente a ir caminando del estacionamiento al arco de largada así que no se preocupen porque sus reservas de glucógeno se vean afectadas.

Además, para estar bien relajado y concentrado en la competencia, tener relaciones, puede contribuir a desestresarte y ayudarte a focalizarte en la carrera.

Solo dos consejos dictados por el sentido común: que la sesión no se vuelva muy apasionada y se extienda varias horas, no pretendan tener una maratón antes de correr otra maratón si entienden a qué me refiero. Ni tampoco sería un buen momento para hacer incursiones de ningún tipo, puede que alguna postura acrobática no salga del todo bien y alguno termine con una tirón o molestia no deseada.

Dejando el humor de lado hay que decir que hay estudios realizados por la Universidad de California que dejaron establecido sobre un estudio que se hizo a 12 hombres a los cuales se le hicieron test musculares en las piernas en dos ocasiones, en la primera habiendo tenido sexo y en la segunda habiéndose abstenido de él.

En ambos casos fueron sometidos a sesiones de extensión y flexiones de piernas y en ambos casos no hubo diferencia de rendimiento.



0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *