Las zapatillas para correr son muy costosas, sobre todo ese último modelo que acaba de salir a la venta.

En promedio, el corredor siempre quiere tener “ese” calzado, el del último lanzamiento de su marca de preferencia. ¿Alguna vez notaron como este solo hecho, la aparición en el mercado de un nuevo modelo hace que inmediatamente su antecesor pierda valor?

Esto quiere decir que la novedad forma parte del costo que pagamos por un par de zapatillas.

Es así como, por ejemplo: unas Nike Vomero 13 que cuestan unos, supongamos $4500, al salir las Vomero 14 inmediatamente pasan a costar $4000, así como así.
Zapatillas que hasta unos días ostentaba el título de “la última” con todas sus características técnicas, sus materiales de última generación, componentes de última tecnología y diseño de vanguardia, lo que todo pie de corredor debería usar, ¿ahora simplemente ya no van más?

Pero solo hasta ahí voy a llegar con este punto que puede dar mucho de qué hablar pero que no es el eje central de esta nota, aunque está relacionado.

Porque si el costo de las zapatillas no fuese tan elevado uno no repararía en cuestiones como hacer para extenderles la vida útil.

Dicho esto, pasamos a enumerar una serie de tips para poder exprimirle al máximo su vida útil.

  1. Desatarlas para descalzarse: sí, todos sabemos esto, pero ¿cuantos realmente lo hacemos? Digamos la verdad, venimos cansados después de una carrera o entrenamiento, llegamos a casa y lo primero que queremos hacer es sacarnos las zapatillas. ¿Cómo lo hacemos típicamente? Un pie pisa el talón del otro “arrancando” la zapatilla del pie. Esto termina, en el largo o corto plazo, por despegar la suela o dañar el contrafuerte.
  2. Guardarlas en un lugar seco y al reparo del sol: no dejarlas por ejemplo dentro del auto si el mismo queda al rayo del sol. El calor excesivo puede secar el pegamento y resecar las costuras y la goma; y endurecer la media suela.
  3. Dale el espacio que merecen: no las apiles bajo botas u otro calzado pesado, tus zapatillas pueden romperse incluso cuando no las estas usando. La capellada suele ser de una tela muy fina y delicada (esto es para brindar comodidad y respirabilidad al pie). Si la apilamos debajo de, por ejemplo, el taco de una bota, podemos dañarla.
  4. Dales descanso: intercalar los entrenamientos con otros pares de zapatillas es una muy buena idea: las suelas mayormente están construidas de algún tipo de espuma sintética, y les toma aproximadamente entre 24 a 48 horas extenderse nuevamente y recuperar su forma original.
  5. Recordá cuándo las compraste: Algunas zapatillas pierden su vida útil pero no lo exteriorizan, es decir, pierden su amortiguación y, sujeción y demás características técnicas, pero a simple viste parecieran seguir siendo nuevas. Por ello recomendamos anotar en un costado de la suela la fecha de compra.
  6. Limpiarlas a mano: Ya establecimos que las telas con las que suelen estar confeccionadas son muy delicadas. Ni pensar en lavarlas con cepillo para la ropa, las cerdas son muy duras para los materiales de hoy día que incluso podrían no solo dañar la tela, sino que también la suela. Para saber mas sobre el mantenimiento de tus zapatillas clic aquí.



0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *