Entradas

Las vacaciones están por terminar y el inicio de clases está a la vuelta de la esquina. Comienzan las corridas para comprar los útiles, que el del medio pegó un estirón y el uniforme del año pasado ya no le queda y anoto en la ya interminable lista de quehaceres comprar otro. El más chico terminó el jardín y este año arranca el primer grado y la más grande está en esa edad más “difícil” de la adolescencia.

Buscarles una actividad para la tarde: la escuelita de fútbol para uno, dibujo e idioma para otro y la nena que ya no quiere hacer patín.
Levantarse súper temprano, preparar a los chicos, hacerles el desayuno, yo llevo a los grandes y el padre al más chico de camino al trabajo, volver, ocuparse de la casa, sacar al perro y volver a salir para la oficina, pasado el mediodía arranca la recorrida: llevo a uno al club, a otro a la escuela de arte y finalmente una pasada fugaz por el súper para buscar lo que voy a cocinar para la cena.

Parecería imposible encontrar un momento para entrenar con una agenda tan ocupada como esta, acá te dejamos un par de razones por lo que deberías intentar hacerte de un tiempo para ello.

¿De qué manera correr puede ayudar a la familia?

Primero que nada, tenés que saber que hacerse tiempo para uno mismo no es egoísta, sino que, al contrario, esto puede traer un impacto positivo sobre cómo sus hijos ven al ejercicio y a la vida saludable. No hay que olvidar que los hijos toman como ejemplo y tienden a copiar todo lo que hacen sus padres.

¿Te sentís muy cansada para entrenar?

Reconocemos que es difícil hacerse de fuerzas para salir a entrenar, pero a la misma vez salir a correr incrementa los niveles de energía.

Nuestra recomendación para aquellas madres que deciden darle una oportunidad al running es: empezar lento y de a poco y lo que es más importante: ir escuchando a los avisos del cuerpo.

¿No encontrás motivación?

Es importante ponerse metas reales y a corto plazo, lo mejor es ir por una carrera de 5km la cual puede ser fácilmente preparada entre 3 y 5 meses.

La satisfacción de haber alcanzado ese objetivo te empujará en la búsqueda del siguiente.

A los argentinos nos gusta decir que somos los mejores en todo, presumimos que tenemos a Diego y a Messi, que tenemos una Reina y al Papa, que el tango y Gardel, que el dulce de leche y el birome… no tendremos a Mo Farah o a Kipchoge pero el Colo un día se cargó a los eternamente favoritos keniatas y ganó la maratón de Buenos Aires.

Siempre tenemos algo para decir. En eso sí somos campeones indiscutidos.

Pero hay otras cosas en las que, si bien no somos campeones del mundo, estamos entre los primeros puestos del ranking: Argentina se encuentra dentro de los 20 países con mayor sedentarismo del mundo y a la misma vez, ostentamos el título de capital latinoamericana del running y no es otra que la mítica Media Maratón de Buenos Aires una de las 10 medias maratones más convocante del mundo entero.

Que otro recóndito lugar del mundo para que se de esta dicotomía sino nuestro amado país.

Para entender un poco este fenómeno vamos a empezar con los datos duros:

  • Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud Argentina se encuentra en el puesto 18 de los 160 países que contempla el informe.
  • Del total de la población el 41,6% realiza actividad física insuficiente o nula.
  • El sedentarismo es mayor en las mujeres con un 45,3% y en los hombres 37,6%
  • Argentina a su vez es uno de los países con mayor índice de sobrepeso e la región.
  • Este índice se duplicó en los últimos 40 años.
  • Además…

Argentina es el país de Latinoamérica y el Caribe con mayor número de varones adultos obesos.

 

Hasta ahí, la de arena. Ahora vamos con la de cal.

El “boom” del running en nuestro país es innegable, a estas alturas ya no hay nadie que no tenga alguien en la familia, un amigo o conocido que corra.

Ya sea por moda, por salud, ocio o estética, la marea de corredores ya se deja ver a todas horas, en cuanta placita o parque crucemos, incluso por las calles del barrio, solos, en pareja o en grupos.

Nuestro país posee un calendario de carreras muy nutrido con más de un centenar de competencias al año y esta cantidad va en franco aumento porque claro, como dijimos antes, cada vez somos más y muchas carreras ven sus cupos agotados en días cual fuesen las localidades de un recital de algún artista internacional.

Tal es el auge de esta actividad que la Ciudad resolvió dejar de conceder permisos ya que los corredores tenían “sitiada” la ciudad con los cortes de calles.

Radiografía del corredor argentino:

  • El 60% que realiza esta actividad son hombres (aunque las mujeres son cada vez más, incluso hay carreras solo para mujeres)
  • El 77% dice que corre simplemente para sentirse bien.
  • El grueso de corredores tiene entre 31 y 45 años, pero ya ha quedado demostrado que no hay edad para correr.
  • En promedio el corredor argentino entrena de 3 a 4 veces por semana.
correr con perro

Hoy es el día internacional del animal y aprovechando esta fecha simbólica, nos preguntamos, ¿es aconsejable llevar a nuestro mejor amigo a correr con nosotros?.

Para responder a esta pregunta, charlamos con el Dr. Miguel Onofrio Longo (MN 5.841), veterinario y corredor. Hace 10 años que el corre y 5 que entrena acompañado por sus perros. Antes que nada, Miguel aclara que si el perro va a correr con uno, el animal tiene que estar en óptimo estado físico. La idea de entrenar con tu «mejor amigo» es compartir un momento de disfrute entre ambos. El animal no tiene que estar exigido, sino vivir la actividad como una forma de recreación, y no someterlo a esfuerzo físico. Para compartir unos kilómetros, es fundamental tener control sobre tu perro a través de la correa.

A nivel personal, Miguel nos contó que suele correr hasta 20 km acompañado por sus perros en Parque Chacabuco. También entrenan juntos en la playa.

Casi al igual que los corredores, el perro tiene que ser acostumbrado a correr progresivamente. Conviene iniciarlo en la actividad como si fuese un juego, saliendo «en manada» y ver cómo reacciona el animal. Siempre la idea es buscar el disfrute. Hay que prestar especial atención a los horarios de entrenamiento. Recordemos que ellos no tienen un calzado como el nuestro, y son sus propias patas las que van sobre el suelo. Y sobre todo, siempre hacer paradas técnicas para darles agua y evitar posibles golpes de calor. El perro que vaya a correr tiene también que tener su «apto físico», es decir, que un veterinario controle que está bien a nivel cardíaco y respiratorio como para afrontar esa actividad. Además es importante que tenga la vacunación al día y esté desparasitado, ya que eventualmente tendrá contacto con otros animales.

Correr con tu perro es una decisión personal. Lo importante es focalizar en que sea una actividad compartida donde ambos disfruten, que el animal no sea obligado y que tengamos por seguro que la actividad va a ser beneficiosa para su salud.

​Si querés contactarte con el Dr. Miguel Longo, podés hacerlo en el Centro Asistencial Veterinario de Flores (Carabobo 523).