Entradas

Juegos olimpicos de la juventud

(Por Juan Ignacio Ugliarolo – Profesor Nacional de Educación Física, maratonista, corredor de trail y ultramaratonista. Convocado como voluntario en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Función Crew Venus Management)

Hace unos días comenzaron las competencias de los Juegos (exactamente una semana), y tengo el placer y (la suerte) de poder estar disfrutando de ellos… y con ellos, los protagonistas,con los que tenemos mucho en común.

Me detengo por un momento, y no puedo dejar de pensar en lo que significa para cada atleta que están hoy acá, en JJ.OO BUENOS AIRES 2018. Veo en ellos la juventud y el futuro del DEPORTE mundial (pero no dejan de ser adolescentes entre 13 y 18 años aún).

Haber compartido momentos con algunos me permitió ver que se manifiestan de diferentes maneras y formas: unos riéndose de felicidad, otros con susto, nervios; vi caras de concentración, de esperanzas; sin distinción de color, religión, idioma, cultura o etnia. Esas emociones se multiplican en todos, y no pueden ocultarlo.

El común de cada atleta se resume, en el presente, hoy. Pero no hay que obviar lo principal, que fue en el momento que se empezó a trabajar para ello. Me voy en el tiempo hacia atrás y los veo, entrenando horas y horas, dejando de lado momentos de amigos, de familia, de noviazgos, de diversión, de viajes de fin de curso y muchas cosas más por haber apostado a ello. Y el momento compartido, el denominador común es: sin sacrificio no hay resultado.

Es por todo ello que a todos con los que tuve la oportunidad de compartir momentos amenos, les desee buena estadía y que disfruten de los JUEGOS, vivan, sientan… y que ya son ganadores (de este hermoso privilegio de estar en la arena y ser los futuros referentes de muchos de sus pares) de la constancia y el coraje… y que no se desanimen, si no salió el resultado esperado. Ya vendrán otras oportunidades. Acá no termina el recorrido para ninguno; acá empieza un largo camino que tienen por delante.

 

Maratón de Buenos Aires

Listo. Ya pasó. La adrenalina y la ansiedad pueden volver a valores normales; al mismo tiempo que el cuerpo, sobre todo las piernas, empiezan la lenta recuperación a la demanda exigente a la que fueron sometidas.

La maratón de Buenos Aires ya es cuestión del pasado, esa para la que tanto te entrenaste, que tanto esperaste y planificaste.

Ahora, de la maratón de Buenos Aires solo queda la experiencia, algún retrato que a esta altura ya buscaste por cuanto sitio de fotos de carreras hay en internet, la remera transpirada y los que tuvieron suerte: la medalla finisher.

Lo que nos dejó y lo que no. Los que fueron en busca de mejorar tiempos y no lo lograron, sepan de antemano que el circuito fue distinto, y con distinto entiéndase más difícil: mucho desnivel acumulado a lo largo del trayecto, por lo menos 4 subidas importantes contabilizo si la memoria no me traiciona. A eso hay que sumarle los “sube y baja” de la autopista Illia y también los de la 9 de Julio Sur. El sol, el calor y la humedad se hicieron sentir también por momentos.

Para que no digan que los maratonistas somos campeones en dar excusas vamos a decir que, por lo menos, tuvimos un gran aliciente y fue que la gente que alentó a los más de 9.000 atletas a lo largo de todo el trayecto se hizo sentir. Muchos familiares, amigos, acompañantes y también los curiosos estuvieron presentes y no solo en esos lugares claves como suelen ser el Obelisco o mismo cerca de la llegada.

Maratón de Bs As

Esta vez estuvieron “desparramados” a lo largo de todo el circuito y es que cada vez es más la gente se suma a esta fiesta que es el Maratón de Buenos Aires. La hidratación fue más que correcta (eso se agradece muchísimo), sobre todo en una jornada donde el calor también estuvo presente. Una fecha donde todos los records se rompieron: el keniata Saina Kipbemboi unió los 42 kilómetros en dos horas, cinco minutos, 20 segundos (2h, 5m, 20s) estableció así un nuevo récord para la Maratón de Buenos Aires.

Para la categoría de las damas, su compatriota Vivian Jerono Kiplabat hizo lo propio: completó la distancia en dos horas, 29 minutos, los que también son nueva marca récord para el circuito. El mejor argentino fue Miguel Ángel Bárzola que quedó séptimo con un tiempo de 2h16m46s y la mejor argentina fue Mariela Mabel Ortiz, quien cruzó el arco en 2h42m10.

La perlita de la jornada fue la medalla. Algunos corredores no pudieron hacerse con la tan anhelada presea, ya sea por error de cálculo o logística. Lo cierto es que eso causó justificado malestar entre los corredores. Por lo pronto la organización emitió un comunicado en el cual se compromete a hacerle llegar la distinción a los participantes correspondientes.

Maratón Bs As 2018
SI FUISTE UNO DE LOS QUE NO TUVO MEDALLA, ESCRIBÍ A: [email protected]

Créditos de la foto: Fotorun