Entradas

Mucho se ha dicho ya con respecto a los beneficios de realizar actividad física.

Correr y ejercitarse regularmente contribuyen a fortalecer y con ello a reducir significativamente las chances de sufrir enfermedades cardíacas como así también prevenir y ayudar a reducir las probabilidades de contraer osteoporosis, diabetes y obesidad.

Correr es una de las actividades físicas más populares, puede realizarse en cualquier lugar, no se necesita de un gimnasio ni de equipamiento especial, solo un buen par de zapatillas y ropa cómoda.

Se puede correr en algún circuito o pista, en el parque o en el bosque, nada mejor que un poco de naturaleza y ejercicio para mejorar el ánimo.

Sin embargo, una sesión de entrenamiento prolongada bajo el sol puede ser más dañina para nuestra piel de lo que pudiésemos imaginar.

Descontando los que salen a correr a lo largo del año, el grueso que los amateurs lo hacen con mayor frecuencia juntamente con la llegada de las estaciones más cálidas, con los días más “lindos”.

Cuando en promedio la actividad suele durar de unos 30 minutos a 1 hora, también hay quienes hacen sus jornadas más extensas incluso alcanzando las 2 horas entre entrada en calor y estiramientos.

Esto multiplicado a que en promedio el corredor argentino suele dedicarle entre 3 a 4 días a la semana tenemos que nuestra piel es “bombardeada” por unas 5 a 6 horas semanales de luz solar y rayos UV.

Según las conclusiones del estudio realizado por el Grupo de Investigación en Radiación Solar de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) exponerse a un periodo mayor de 30 minutos en verano y 120 en invierno serían suficientes para provocar quemaduras y enrojecimiento de la piel.

Eso no es todo.

Otro estudio de Medical University of Graz (Austria) concluyó que los corredores de maratones tienen un mayor riesgo de contraer cáncer de piel del tipo melanoma, que aquellas personas que no corren con tanta regularidad.

Sobre un total de 200 corredores examinados se halló que el riesgo de contraer cáncer de piel fue mayor. Aquellos corredores que entrenaron de manera más intensiva fueron los que tuvieron mayor índice de lesiones en la piel.

 

 

El melanoma es un tipo de cáncer de la piel que se origina en los melanocitos: unas células que viven en la capa más externa de la piel (epidermis) y que se encargan de producir melanina, el pigmento marrón que hace que en verano nos bronceemos.

El melanoma se produce cuando este tipo de célula experimenta una alteración y comienza a dividirse de forma descontrolada. Durante este proceso de crecimiento descontrolado, la célula puede viajar a través de las capas más profundas de la piel e invadir otros órganos sanos del cuerpo. En este caso, se trataría de un melanoma con metástasis o metastásico.

Este tipo de cáncer se presenta en forma de lunares o cambios de tamaño, forma, color o sensación de una parte de la piel. Generalmente, se observan cambios en lunares existentes o en nuevos lunares que aparecen en la piel. Aun así, la mayoría de lunares que aparecen en nuestro cuerpo son benignos, ¡no te alarmes!, pero hay que estar atentos a los cambios para detectar a tiempo si se trata de esta patología.

Hay un test simple que todos nos podemos hacer: “Test ABCDE”
Sin embargo, ante la mínima duda lo que siempre se recomienda es acudir a nuestro médico especialista.

Sólo en nuestro país mueren más de 550 personas al año a causa de este tipo de cáncer de piel, eso da en promedio unas 10 personas por semana.

 

Como protegerse del sol cuando entrenamos en exteriores:

  • Usar abundante protector solar con un factor no menor a 30fps incluso en los días nublados ya que las nubes cubren solo un tipo de rayo UV.
  • Evitar salir a entrenar entre las 10 a.m. y 4 p.m. que es cuando los rayos UV son más fuertes.
  • Siempre utilizar lentes con filtro para rayos UV y ponerse una gorra para proteger el rostro.
  • Utilizar ropa clara y cuya tela no sea transparente. Evitar dejar descubiertos los hombros, cuello y pecho.
  • Trate de colocarse al resguardo de la sombra, sobre todo en esos momentos del entrenamiento que no requieran mucho desplazamiento como los ejercicios de estiramiento.

A los argentinos nos gusta decir que somos los mejores en todo, presumimos que tenemos a Diego y a Messi, que tenemos una Reina y al Papa, que el tango y Gardel, que el dulce de leche y el birome… no tendremos a Mo Farah o a Kipchoge pero el Colo un día se cargó a los eternamente favoritos keniatas y ganó la maratón de Buenos Aires.

Siempre tenemos algo para decir. En eso sí somos campeones indiscutidos.

Pero hay otras cosas en las que, si bien no somos campeones del mundo, estamos entre los primeros puestos del ranking: Argentina se encuentra dentro de los 20 países con mayor sedentarismo del mundo y a la misma vez, ostentamos el título de capital latinoamericana del running y no es otra que la mítica Media Maratón de Buenos Aires una de las 10 medias maratones más convocante del mundo entero.

Que otro recóndito lugar del mundo para que se de esta dicotomía sino nuestro amado país.

Para entender un poco este fenómeno vamos a empezar con los datos duros:

  • Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud Argentina se encuentra en el puesto 18 de los 160 países que contempla el informe.
  • Del total de la población el 41,6% realiza actividad física insuficiente o nula.
  • El sedentarismo es mayor en las mujeres con un 45,3% y en los hombres 37,6%
  • Argentina a su vez es uno de los países con mayor índice de sobrepeso e la región.
  • Este índice se duplicó en los últimos 40 años.
  • Además…

Argentina es el país de Latinoamérica y el Caribe con mayor número de varones adultos obesos.

 

Hasta ahí, la de arena. Ahora vamos con la de cal.

El “boom” del running en nuestro país es innegable, a estas alturas ya no hay nadie que no tenga alguien en la familia, un amigo o conocido que corra.

Ya sea por moda, por salud, ocio o estética, la marea de corredores ya se deja ver a todas horas, en cuanta placita o parque crucemos, incluso por las calles del barrio, solos, en pareja o en grupos.

Nuestro país posee un calendario de carreras muy nutrido con más de un centenar de competencias al año y esta cantidad va en franco aumento porque claro, como dijimos antes, cada vez somos más y muchas carreras ven sus cupos agotados en días cual fuesen las localidades de un recital de algún artista internacional.

Tal es el auge de esta actividad que la Ciudad resolvió dejar de conceder permisos ya que los corredores tenían “sitiada” la ciudad con los cortes de calles.

Radiografía del corredor argentino:

  • El 60% que realiza esta actividad son hombres (aunque las mujeres son cada vez más, incluso hay carreras solo para mujeres)
  • El 77% dice que corre simplemente para sentirse bien.
  • El grueso de corredores tiene entre 31 y 45 años, pero ya ha quedado demostrado que no hay edad para correr.
  • En promedio el corredor argentino entrena de 3 a 4 veces por semana.