Entradas

Las vacaciones están por terminar y el inicio de clases está a la vuelta de la esquina. Comienzan las corridas para comprar los útiles, que el del medio pegó un estirón y el uniforme del año pasado ya no le queda y anoto en la ya interminable lista de quehaceres comprar otro. El más chico terminó el jardín y este año arranca el primer grado y la más grande está en esa edad más “difícil” de la adolescencia.

Buscarles una actividad para la tarde: la escuelita de fútbol para uno, dibujo e idioma para otro y la nena que ya no quiere hacer patín.
Levantarse súper temprano, preparar a los chicos, hacerles el desayuno, yo llevo a los grandes y el padre al más chico de camino al trabajo, volver, ocuparse de la casa, sacar al perro y volver a salir para la oficina, pasado el mediodía arranca la recorrida: llevo a uno al club, a otro a la escuela de arte y finalmente una pasada fugaz por el súper para buscar lo que voy a cocinar para la cena.

Parecería imposible encontrar un momento para entrenar con una agenda tan ocupada como esta, acá te dejamos un par de razones por lo que deberías intentar hacerte de un tiempo para ello.

¿De qué manera correr puede ayudar a la familia?

Primero que nada, tenés que saber que hacerse tiempo para uno mismo no es egoísta, sino que, al contrario, esto puede traer un impacto positivo sobre cómo sus hijos ven al ejercicio y a la vida saludable. No hay que olvidar que los hijos toman como ejemplo y tienden a copiar todo lo que hacen sus padres.

¿Te sentís muy cansada para entrenar?

Reconocemos que es difícil hacerse de fuerzas para salir a entrenar, pero a la misma vez salir a correr incrementa los niveles de energía.

Nuestra recomendación para aquellas madres que deciden darle una oportunidad al running es: empezar lento y de a poco y lo que es más importante: ir escuchando a los avisos del cuerpo.

¿No encontrás motivación?

Es importante ponerse metas reales y a corto plazo, lo mejor es ir por una carrera de 5km la cual puede ser fácilmente preparada entre 3 y 5 meses.

La satisfacción de haber alcanzado ese objetivo te empujará en la búsqueda del siguiente.

entrenamiento de natación y running

Te contamos porque deberías complementar tu entrenamiento de carrera con un poco de natación y así lograr mejorar tu rendimiento general en el deporte.

1.- Ya que no es un deporte de impacto la natación es un respiro para las articulaciones.

Es más, es una solución ideal para recuperarse ante una lesión o un esfuerzo mayor. Nadar ayuda a relajar los músculos a la vez que los entrena de manera menos agresiva. También se puede trabajar la zona superior con la ayuda del pulboy.

2.-  La natación ayuda a respirar mejor, es el único deporte donde se requiere respirar con la boca y no por la nariz como en el resto de las actividades que se hace a través de la nariz.
Este cambio en el hábito de la respiración nos lleva a ejercitar en hipoxia (caída de oxigeno enviado a los órganos)  lo que nos ayuda a mejorar nuestro rendimiento cuando entrenemos al aire libre.

3.- Nadar trabaja todo el cuerpo no solo el tren inferior como en el running, nos ayuda a ganar balance en proporción con el resto del cuerpo.

También es muy buen ejercicio para fortalecer el core, ayuda a tonificar significativamente los abdominales y fortalece también los de la espalda lo cual es de suma utilidad para poder adoptar una bueno postura erguida a la hora de correr.

4.- Nos saca de la monotonía del entrenamiento del running.
A veces viene bien “cambiar el aire”, sobre todo en esta época del año, un buen chapuzón ayuda a despejar la mente, no hay que olvidar que ésta también juega un papel importante en nuestro entrenamiento, el cambio de rutina nos ayuda a relajarnos y liberar un poco de estrés.

También se pueden reproducir algunos tipos de sesiones de entrenamiento como lo hacemos cuando corremos, por ejemplo:  pasadas, intervalos de velocidad y demás.

entrenamiento de natación y running